La pared celular

Fotografía de dos células de un vegetal donde se aprecia la membrana esquelética o pared celular y la membrana plasmática

Fotografía de dos células de un vegetal donde se aprecia la membrana esquelética o pared celular y la membrana plasmática.


La pared celular vegetal o membrana esquelética

Las células del vegetal poseen una protección formada por una membrana rígida, gruesa, exterior a la membrana celular que recibe el nombre de pared celular o membrana esquelética. El resto de la célula, a excepción de dicha membrana, se denomina protoplasto.

No hay que confundirla con la membrana plasmática que cubre a un grupo de células y regula la entrada y salida de muchas sustancias entre el citoplasma y el medio extracelular. Es similar a las membranas que delimitan los orgánulos de células eucariotas.

En la mayor parte de las plantas la pared celular se compone principalmente de unas finísimas fibrillas de celulosa, que se disponen en capas paralelas a la superficie de la célula. La capa más externa de la membrana esquelética es de una sustancia llamada pectina, que se ablanda fácilmente en agua caliente.

Como las células vegetales están en estrecho contacto unas con otras, esta capa externa de pectina suele ser común a dos células vecinas y en este caso de denomina lámina media. A ambos lasos de esta lámina media se disponen paralelamente las láminas de celulosa que forman las paredes celulares de una y otra célula, las cuales permanecen sólidamente unidas.

La membrana de celulosa es rígida y así mantiene la forma de la célula vegetal. Sin embargo, cuando se produce el crecimiento del vegetal, puede estirarse mucho, permitiendo alargarse y crecer a la célula que protege.